¿Te gustaría emprender tu propio negocio pero no acabas de dar el paso por miedo a emprender porque  no sabes qué pasará?. ¿Tienes miedo a lo desconocido y esto te produce una sensación aterradora que te bloquea y te impide avanzar?. ¿Tienes miedo al fracaso o incluso miedo al éxito?

Tener miedo es normal. Todos hemos tenido miedo en alguna ocasión, provocado por distintos motivos. Pero quiero decirte que enfrentarte al miedo es posible, y vencerlo también.

 

El miedo es nuestro principal saboteador

El miedo controla nuestras vidas y nos empuja a huir de situaciones complejas con la intención de que no nos enfrentemos a ellas.

Es probable que quieras emprender tu negocio pero que el miedo te esté paralizando. Me lo imagino porque a mí también me pasó en su momento.

Te diré qué es lo que pasaba por mi cabeza. Tenía miedo a pensar que no sería capaz de llevar a cabo mi propósito, tenía miedo a que otros lo hicieses mejor que yo, tenía miedo a hacer el ridículo, tenía miedo a mostrarme en público, tenía miedo a fracasar en el intento e incluso tenía miedo al éxito y a triunfar.

Sí, has leído bien. Parece una ironía, pero el éxito, es decir, lo que sería nuestro supuesto objetivo final, también puede llegar a paralizarnos por completo y sabotearnos.

¿El motivo?

La incapacidad y el desconocimiento que tenemos para gestionar nuestro miedo.

¿La solución?

En mi caso, lanzarme y enfrentarme a mis miedos cara a cara.

Al tomar esta decisión decidí comenzar aquello que tanto deseaba hacer desde hacía mucho tiempo, y esta decisión fue la fuente de inspiración para crear mi sistema. Opté por atreverme porque sabía que sólo sintiendo el miedo y enfrentándome a él podría superarlo y vivir libre.

¿Acaso te piensas que soy un caso especial?

Si yo pude plantarle cara a mis fantasmas tú también puedes.

 

Las 3 preguntas que me ayudaron a superar mi miedo a emprender y lanzarme sin más

A continuación te cuento las preguntas que me resultaron muy útiles para tomar mi decisión y cuáles fueron mis respuestas.

 

1. ¿Qué es lo PEOR que me puede pasar si inicio mi negocio?.

“Pues que no funcione y tenga que plantearme nuevas opciones de negocio”.

 

2. ¿Qué es lo PEOR que me puede pasar si NO inicio mi negocio?.

“Pues que nunca funcionará (puesto que nunca lo habré intentado) ni sabré si habría funcionado o no”.

 

3. ¿Qué es lo MEJOR que me puede puede pasar si inicio mi negocio?.

“Pues que sí que funcione y consiga alcanzar el sueño que tenía de tener mi propio negocio y vivir de él alcanzando el estilo de vida que había ideado para mí”.

Piensa que los miedos estarán ahí mientras tú decidas tenerlos, así que es necesario que cambies tus pensamientos. Si no hay riesgo o el riesgo es mínimo… ¿Por qué darle tantas vueltas?.

 

Te sugiero que cojas papel y boli (te habrás dado cuenta de que esto me gusta mucho porque conmigo funciona muy bien) y anotes la respuesta a las preguntas anteriores. Al escribirlas verás más claramente la magnitud de tus temores y es probable que conscientemente los minimices.

Por ejemplo, si te gustaría emprender tu negocio y actualmente ya tienes un trabajo en otra empresa, estás en una situación privilegiada. Esto debería ser un motivo de seguridad para hacerlo ya que no corres riesgo de perder lo que ya tienes. En este caso sería una buena opción emplear parte de tu tiempo libre (imagino que tienes también otras obligaciones) para poner en marcha tu proyecto en paralelo. De este modo verás como reduces tu temor a que no funcione puesto que no piensas dejar el empleo que ya tienes hasta que no funcione tu nuevo proyecto.

 

Nada es tan terrible como para no mirar hacia adelante por miedo

La realidad es que nada es tan terrible como para no mirar hacia adelante por miedo. Y sólo experimentando tus miedos y viviéndolos en primera persona comprenderás que la mayoría de las veces es tu mente la que pone todas las trampas, la que te engaña y la que te llena de miedos a lo largo de los años.

 

Y es que los miedos los has ido adquiriendo a través de los años como consecuencia de algún trauma o alguna experiencia vivida. Concéntrate y trae a tu memoria los recuerdos de tu infancia. Seguramente que entonces no temías a nada, no te planteabas las cosas miles de veces, arriesgabas, y te sentías poderosa y capaz de todo.

Así que te animo a recuperar todas esas sensaciones que te empujaban a actuar entonces y que hacían que tus ojos brillasen de ilusión ante cada nuevo reto.

Te animo a dejar atrás los miedos que te mantienen enclaustrada y te paralizan. Sólo así podrás superarlos y salir de esta situación que te angustia y te impide montar el negocio de tus sueños.

 

 

¡Ahora te toca a ti!

Déjame tu comentario más abajo y cuéntame qué es lo que te impide comenzar tu proyecto profesional, a qué le tienes miedo y qué es lo que te paraliza. Y si te ha gustado el artículo compártelo con tus amigos.