Si te estás preguntando cuál es en este momento la mejor plataforma para crear y vender tus cursos online, déjame decirte que la respuesta no es una e inamovible, sino que dependerá de varios factores.

Partimos de la base de que nadie mejor que tú conoce tus necesidades, tus recursos ni las necesidades que te gustaría cubrir a tus alumnos y clientes, ya que eso es un tema muy particular de cada profesional y negocio y de la situación en que se encuentre en el momento de la toma de decisión.

Por eso sería bueno que antes de lanzarte al vacío, reflexionases acerca de algunas cuestiones importantes relacionadas con la creación y venta de cursos online.

Para hacer esta labor de elección algo más sencilla para ti, a continuación he listado una serie de preguntas que sería bueno que respondieses, ya que tus respuestas te aportarán bastante claridad para decidir qué plataforma será la más adecuada para en tu caso.

Porque cada plataforma te permitirá trabajar de manera diferente, te otorgará un grado de personalización más o menos profundo, te acarreará más o menos trabajo, y te facilitará más o menos el paso de escalar la venta de tus cursos y formaciones en general.

 

8 Preguntas que responderte antes de escoger la plataforma para crear tus cursos online

 

1 ] ¿Cuánto tiempo llevas con tu negocio? 

Obviamente podrías crear la mayor plataforma de cursos que te puedas imaginar desde el primer día de apertura de tu negocio digital, pero si estás comenzando con tu negocio y todavía no has creado ni vendido ningún curso antes, crear una plataforma propia, bajo mi punto de vista no tendría demasiado sentido.

¿Por qué? Pues básicamente porque para comenzar, va a requerir excesivos recursos tanto en tiempo como en inversión económica, que quizás no sean necesarios en ese momento inicial.

Antes de montar tu propia plataforma de aprendizaje, considero que sería más razonable comenzar a vender tus cursos empleando fórmulas más sencillas y menos sofisticadas y costosas. 

Y una vez vayan llegando las ventas, ya sería el momento de plantearte de qué manera evolucionar hacia otra plataforma más avanzada o con más ventajas tanto para ti como para tus alumnos.

 

 2 ] ¿Vas a ser tú quien gestione la plataforma?

Siendo realistas, si estás tú sola en tu negocio, crear una plataforma propia para tus formaciones puede llegar a convertirse en algo agobiante o caótico para ti.

Ten en cuenta que no solo necesitas crear y configurar tu plataforma a nivel general sino también mantenerla, hacer actualizaciones, añadir cursos o contenidos en general, controlar que todo funcione correctamente, etc.

Y esto, obviamente, requiere de su tiempo.

Así que mi pregunta es: ¿Dispones de tiempo suficiente para dedicárselo a tu plataforma o por el contrario dispones de equipo o de algún/a colaborador/a que pueda apoyarte con estas tareas?

 

3 ] ¿Cómo te llevas con la tecnología?

Esta también es una pregunta crucial ya que según cuál sea tu relación con la tecnología, escoger una plataforma propia o una plataforma en la nube o incluso un marketplace será una decisión bastante importante.

Básicamente porque la tecnología puede traerte de cabeza si no eres demasiado habilidosa con ella.

Porque los problemillas e incidencias técnicas, por desgracia, tarde o temprano van apareciendo. 🙁

Y en función de en qué tipo de plataforma te hayas metido, más complejo será de solucionar el problema, con lo que necesitarás muy probablemente el apoyo de alguna otra personas para darte ese soporte técnico.

Un sistema de aprendizaje apoyado en terceros y en la nube o un marketplace serán las opciones más sencillas a la hora de manejar las incidencias que puedan surgir en tu plataforma ya que por regla general disponen de su propio equipo que da soporte técnico.

Ten en cuenta que la facilidad de uso de tu plataforma será vital, ya que te permitirá ahorrar tiempo en la gestión de tus cursos, además de algún que otro quebradero de cabeza.

 

4 ] ¿Cuál es la experiencia que te gustaría que se llevasen tus alumnos?

Puesto que la experiencia de usuario es algo muy importante, disponer de una plataforma sencilla de utilizar es clave.

Facilitar que los alumnos puedan acceder a la plataforma educativa sin demasiadas complicaciones, que sientan que están en un sitio seguro, que puedan ver y descargar los contenidos que necesiten sin que la plataforma se cuelgue o sin que esta vaya demasiado lenta, es algo a lo que deberías prestar especial atención.

Ten presente que la facilidad de uso de tu plataforma será un factor determinante para que tus alumnos se impliquen y avancen en tus cursos, así como para que vuelvan a confiar en ti adquiriendo algún otro curso, gracias a haber tenido previamente una experiencia positiva contigo.

¿Te ha pasado alguna vez que entras en una plataforma y no te aclaras, no encuentras lo que necesitas y te resulta compleja a la hora de navegar por ella?

Cuando esto sucede, lo más habitual es abandonar y salir de la plataforma, porque a la mayoría no nos gusta perder nuestro tiempo y queremos que todo sea sencillo, ágil y funcional.

Por eso debes de ponérselo fácil a tus alumnos y clientes para que se sientan como en casa y conozcan tu plataforma como la palma de su mano, de manera que se sientan cómodos avanzando avanzando a lo largo de tus cursos.

En este sentido, las plataformas de aprendizaje de terceros en la nube y los marketplaces tienen una larga experiencia en la venta de cursos y sus plataformas están optimizadas para que la experiencia de los alumnos sea siempre la mejor, además de ser sitios bastante intuitivos.

No obstante, esto no presupone que tu plataforma propia no pueda ser intuitiva y sencilla para el día a día de tus alumnos, ¡así que no la descartes!.

 

5 ] ¿Dispones de presupuesto para montar tu plataforma?

Este es otro factor que tendrás que evaluar bien ya que crear tu propia plataforma para la venta de tus cursos online, una plataforma que puedas gestionar directamente tú y que no dependa de terceros, requerirá por tu parte de una inversión inicial.

Ese es uno de los motivos por los cuales la pregunta número 1 se refería a cuánto tiempo llevas con tu negocio, ya que si justo acabas de comenzar, quizás todavía no tengas clientes para invertir en la creación de tu plataforma, a menos que tengas un fondo de reserva en tu negocio que te permita invertir en desarrollar tu negocio de una manera más holgada. 

Es cierto que tener tu propia plataforma de aprendizaje te dará mucha más autonomía y autoridad, pero también lo es que conllevará esa inversión inicial para montarlo todo.

Esta es en muchas ocasiones la razón por la que muchos profesionales prefieren optar por una plataforma de terceros, donde tengan ya todo montado, ya que normalmente estas plataformas no cobran por subir tus cursos sino por las ventas que se realicen.

 

6 ] ¿Cuáles son los costes añadidos que estás dispuesta a asumir para cobrar tus cursos?

Además de los costes derivados de la creación de tu curso online es importante que tengas en cuenta que la venta en sí misma conlleva unos gastos intrínsecos que no debes obviar ni que te podrás ahorrar en su totalidad.

En este sentido, para poder vender y cobrar tus cursos online, será necesario que dispongas de una pasarela de pago para gestionar ese proceso, es decir, un sistema que se encargue de procesar el pago “sacando el dinero de la cuenta de tus clientes/alumnos para ponerlo en tu cuenta”.

Las plataformas de terceros ya incorporan sus pasarelas de pago aunque como podrás imaginar no es algo gratuito.

Estos sitios suelen cobrar una comisión por venta que suele ser un % sobre el importe de la venta y que será mayor o menor en función de la herramienta de que se trate y que en ocasiones puede ser bastante elevado, además de incluir en ocasiones un cargo fijo por cada venta realizada.

Por eso es importante que hagas los números.

Tener tu plataforma propia puede ayudarte a minimizar estos costes al disponer de un sistema de cobro propio, aunque en ocasiones será necesario o recomendable invertir en alguna herramienta complementaria para optimizar el proceso e incluso potenciar tus estrategias de venta.

No obstante, ten en cuenta que el coste cero en comisiones nunca existirá escojas el sistema que escojas, y además al disponer de tu propio sistema, tendrás que hacerte cargo de todos los asuntos relacionados con las transacciones que se realicen.

 

7 ] ¿Necesitas que tu plataforma se integre con otras herramientas?

Independientemente de la plataforma que escojas, muy probablemente vas a necesitar que tu plataforma se integre con herramientas de terceros como por ejemplo una herramienta de email marketing que te permita mantener el contacto directo con tus alumnos.

Si eso es lo que buscas ten en cuenta que tendrás que descartar el uso de un marketplace para vender tus cursos, ya que no te permitirán hacer estas integraciones ni enviar emails directamente a tus alumnos.

Por lo tanto, la opción más recomendada en ese caso será que utilices una plataforma propia o una plataforma de terceros en la nube que permita hacer este tipo de integraciones.

Puedes saber más sobre email marketing en esta Mega Guía para crear y/o aumentar tu lista de suscriptores.

 

8 ] ¿Está tu plataforma preparada para ser escalable?

Si quieres que la venta de cursos online se convierta en uno de los pilares de tu negocio, deberías pensar en usar una plataforma que te facilite la escalabilidad.

Porque supongo que, aunque obviamente comenzarás vendiendo tu primer curso, más adelante es muy probable que quieras crear y vender otros.

Por eso tu plataforma debería facilitarte el hecho de subir tantos cursos como quieras o de aumentar el número de lecciones y contenidos de tus cursos sin problemas.

Tener tu propia plataforma de aprendizaje tiene muchas ventajas, pero al tratarse de una de tus propiedades virtuales, deberás verificar que técnicamente tu alojamiento responda y tenga la capacidad necesaria, algo de lo que no tendrías que ocuparte si tuvieses tus cursos en otras plataformas de terceros. 

 

¿Has podido tomar ya una decisión acerca de qué tipo de plataforma escoger para tus cursos online?

Si todavía tienes dudas, no sufras, aquí me tienes para ayudarte.

 

Un abrazo y gracias por llegar hasta aquí.

Mónica