Si llevas un tiempo con tu emprendimiento y tienes tu propio negocio digital en funcionamiento, muy probablemente te habrás dado cuenta de que llevar una buena organización es algo muy importante si quieres evitar que tu negocio sea un auténtico caos.

Puedo decirte por experiencia propia que a medida que pasa el tiempo y creces con tu negocio, llega un momento en el que tienes que tomar decisiones y debes decir “¡Basta!”, para que el monstruo del caos esté bajo control y puedas impedir que te vaya comiendo terrero y se vaya adueñando de todo.

Y es que cada etapa de tu negocio digital tiene sus intríngulis.

Si estás empezando… porque estás empezando.

Entonces bastante tienes con poner en marcha tu proyecto o negocio, que no es poca cosa.

¿Pero qué sucede cuando ya llevas un tiempo con tu negocio?

Pues básicamente que todo crece.

Si todo va bien, tendrás más clientes, sí, pero también tendrás más trabajo en general, más tareas que ejecutar, más datos que gestionar, y en definitiva, más descontrol y más quebraderos de cabeza.

A menos que pongas remedio antes y no cometas algunos errores típicos que muchos emprendedores y profesionales suelen cometer y que hacen que su negocio se convierta en algo caótico.

Precisamente por eso hoy voy a hablarte de algunos de estos errores, para que seas capaz de poner a raya tu caos y dejes de agobiarte y estresarte con tu negocio sin necesidad.

Comenzamos.

 

Error 1: No organizarte bien desde el principio

Y es que a veces por prisas o por un exceso de ilusión inicial muchos profesionales comienzan a “hacer” sin haber pensado previamente cuál debería ser “la mejor manera de hacerlo”.

Ten en cuenta que si te organizas desde el primer día, cuando la cosa se complique, todo lo tendrás bajo control y bien encauzado. 

En cambio, si desde el principio reina el desorden en tu negocio, luego será mucho más complicado poner cada cosa en su sitio y te dará mucho más trabajo organizarlo todo.

Por eso lo más recomendable es hacer las cosas bien desde el principio, porque reorganizarlo todo conllevará para ti un mayor coste en tiempo en el mejor de los casos, aunque lógicamente eso se traducirá en dinero, ya que como bien sabes, tiempo es siempre dinero.

Y atención, cuando hablo de organizar tu negocio no te hablo simplemente de ordenar tus documentos. 

¡Para nada!. 

Organizar va más allá, pero te lo cuento a continuación.

 

Error 2: No documentar lo que sucede en tu negocio

Muy relacionado con el error número uno, no documentar todo lo que tenga que ver con tu negocio puede convertirse a la larga en otro quebradero de cabeza.

Porque cuando tu negocio crece, lo que suele suceder es que se tienda a perder el control, ya que la memoria (no la tuya ni la mía, sino la de todos) no de para todo.

Seguramente que al empezar tu negocio lo tenías todo clarísimo y bajo control.

Sabías perfectamente dónde localizar todo, sabías cómo gestionar cualquier asunto de cualquier área de este, sabías cómo ejecutar cada una de las tareas de tu día a día, o de cualquier otra periodicidad… 

Pero con el tiempo, muy probablemente todas esas tareas hayan ido creciendo o evolucionando y es posible que la memoria te empieza a fallar o bien necesites explicar a otras personas cómo llevar a cabo determinadas tareas.

Para tener cada detalle implicado en tu negocio bajo control, lo mejor es documentarlo todo creando tu propio manual de operaciones o procesos, un lugar donde puedas explicar de qué manera se ejecutan cada una de las tareas en tu negocio, de qué manera trabajas con tus clientes y en definitiva, cuáles son los procesos y sistemas que sigues en tu negocio.

Crear este manual no debería ser un capricho o algo opcional, sino que verás que poco a poco se convertirá en una necesidad.

Básicamente, porque tener documentados todos tus procesos y sistemas te permitirá reducir los tiempos a la hora de llevar a cabo cualquier tarea, reducir o evitar errores innecesarios, mejorar tus ventas y en resumen, ser mucho más eficiente y productiva.

 

Error 3: No automatizar tus procesos

Y parto de la base de que ya conoces las diferencias entre sistematizar y automatizar.

Efectivamente, puedes tener sistemas que no requieran de automatización, pero habrá muchos otros sistemas y tareas que será preferible que automatices.

Porque automatizar es sin lugar a dudas una gran palanca de crecimiento.

Y para llegar a automatizar tus procesos debes tener muy claro antes qué tareas sería bueno automatizar. 

Si no sabes por dónde empezar, aquí tienes 7 procesos que puedes automatizar para tener un negocio inteligente que trabaje para ti. 

 

¿Pero por qué automatizar tus procesos?

En primer lugar, porque no es necesario que inviertas tu tiempo (¡tu tan valioso tiempo!) en ejecutar cada una de las tareas en tu negocio, e incluso en hacer que otras personas lo hagan.

Precisamente para eso existen herramientas que pueden trabajar por ti sin que tú tengas que estar ahí y que además funcionarán a la perfección, sin cometer errores. 

Esto hará que ganes mucho tiempo que podrás dedicar a tareas más importantes de tu negocio, como la planeación a medio y largo plazo, la gestión y organización eficiente o el desarrollo de tu negocio; o bien que puedas dedicar tu tiempo a tu vida personal, familiar o sencillamente a tiempo de ocio o descanso.

Por otro lado, automatizar procesos puede suponer dar un giro de 180 grados a tu negocio, implementando sistemas que funcionen como comerciales de ventas que te traigan clientes potenciales de manera recurrente, que más tarde puedas convertir en clientes reales.

Por eso siempre recomiendo que crees tu propio sistema de ventas automatizado. 

Si no sabes cómo implementarlo, pregúntame aquí

 

Error 4: Complicarte más de lo necesario

Seguro que has oído en más de una ocasión aquello de “menos es más”.

Y es que la mayoría de las veces son las cosas más simples las que dan mejores resultados.

Sí, es cierto, necesitas poner estrategia en tu negocio, pero créeme, esta no debe ser complicada en exceso, y mucho menos para comenzar.

Lo que sucede es que la mayoría de las veces que se piensa en negocios, vienen a la cabeza estrategias y acciones complicadas.

Te diré algo, lo importante es en primer lugar tener claridad mental en lo que tienes que hacer. 

Y en segundo lugar, dejarte de complicaciones y hacerlo todo de la manera más simple posible que puedas.

Porque haciéndolo simple podrás controlar mucho mejor si eso que estás implementando funciona correctamente o no.

Y porque además, te ayudará a ahorrar bastantes recursos.

 

Error 5: No saber lo que pasa en tu negocio

¿Y si no sabes qué es lo que está sucediendo en tu negocio, cómo puedes saber si este va por el buen o por el mal camino?

¿Si no sabes si este va por el camino correcto o esperado, cómo vas a crear planes de contingencia que te ayuden a corregir su rumbo?

Lo primero que tendrías que conocer es si tus números son positivos o negativos

Así que la pregunta es: ¿sabes lo que pasa en tu negocio a nivel financiero o vas con los ojos vendados?

Pero además deberías de ser capaz de medir cómo funcionan las estrategias que estés implementando.

¿Sabes de dónde vienen tus prospectos y tus clientes?

¿Sabes qué productos o servicios son los más rentables para ti?

Si no mides este tipo de cosas, siento decirte que vas bastante a ciegas.

Y lo peor de ir a ciegas es que vas a emplear muchos más recursos de los necesarios, lo que hará que te agotes y te estreses, y además no te garantizará que llegues a alcanzar los resultados esperados.

 

Error 6: No planificar adecuadamente (o sencillamente, no planificar)

Muchas personas creen que la planificación está sobrevalorada, pero yo creo que es fundamental.

Y cuando tienes un negocio, mucho más.

Porque cuando planificas (desde lo más grande a lo más pequeño) es mucho más sencillo poner foco en lo que tienes que hacer.

¡Porque sabes qué tienes que hacer!

Te parecerá una obviedad, pero muchos profesionales no planifican los grandes hitos que debería cumplir su negocio ni tampoco saben qué tienen que hacer en su día a día. 

Eso les lleva a improvisar o lo que es lo mismo, a ir a salto de mata, sin control, sin coherencia y sin estrategia. 

Y en consecuencia, sin resultados.

 

Planificar es vital y engloba aspectos muy importantes como:

  • planificar tus finanzas
  • planificar tus objetivos a largo, medio y corto plazo
  • planificar tus estrategias
  • planificar tu día a día

 

Porque si no sabes a dónde quieres llegar en todos los sentidos, ¿cómo vas a trazar la ruta correcta que te lleve a ese destino?

 

Y créeme, no hace falta que lo hagas todo ahora mismo, pero haz algo que te ayude a organizar tu negocio y evitar los errores que quizás te estén llevando a un auténtico caos.

 

¿Preparada para planificar el rumbo de tu negocio?

Este es el plan que te sugiero:

Paso 1: Descarga Gratis este Kit de Plantillas Planificadoras para 2023

Paso 2: Busca un lugar tranquilo donde puedas trabajar concentrada y con foco y bloquea algo de tiempo en tu agenda para ponerte en serio con tu planificación.

Paso 3: Una vez sepas en qué te tienes que enfocar, ejecuta tu plan. Ya sabes, solo la acción te llevará a los resultados.

Paso 4: Si tienes dudas sobre cómo organizar y optimizar tu negocio, escríbeme para que pueda ayudarte

 

Con esto ya tienes una visión general sobre los principales errores que deberían evitar si quieres impedir que tu negocio sea un auténtico caos.

Espero que esta información te sea de utilidad.

Puedes dejarme tu comentario más abajo en este post y decirme en qué te vas a enfocar en primer lugar para organizar y optimizar tu negocio y salir del caos.

Muchas gracias por llegar hasta aquí.

Un abrazo,

Mónica