A estas alturas es más que posible que hayas participado en un montón de webinars pero, ¿te estás planteando hacer tu propio webinar como estrategia para impulsar tu negocio pero no sabes por dónde comenzar ni qué deberías hacer exactamente?

Parto de la premisa de que intuyes que un webinar es algo que no se debe ni se puede improvisar ya que implica coordinar bastantes piezas. O al menos eso es lo que deberías hacer si de verdad quieres que te funcione.

Don’t worry, para ayudarte con todo esto al final de este post te dejaré mi WEBINAR Checklist que podrás descargar y guardar, para que puedas recurrir a ella siempre que vayas a hacer un webinar.

Antes de eso me gustaría compartir contigo cuáles son los grandes errores que bajo mi punto de vista no deberías cometer al hacer tus webinars ya que podrían hacer que, después del trabajazo de prepararlo todo, tus resultados se vean frustrados y no cumplas tus objetivos.

Doy por hecho que sabes que los webinars son eventos formativos o educativos, normalmente gratuitos aunque dependerá de su objetivo, donde se comparte contenido de valor a través de alguna plataforma de internet y en los que se trata de reunir al máximo número de personas para que asistan con un objetivo concreto.

 

¿Qué tipo de objetivo?

Eso lo tendrás que definir tú pero podrías plantearte hacer un Webinar si tu objetivo es reforzar tu marca y mejorar tu posicionamiento, aumentar tu lista de suscriptores, mejorar la relación con tus clientes actuales o, lo más común, vender tus productos o tus servicios.

Su potencial es tan grande que los webinars se han convertido en una potente estrategia de marketing de contenidos y la herramienta perfecta para escalar tus ventas rápidamente entre otras cosas.

No obstante, como te avancé antes, para que tus webinars te funcionen antes debes de concienciarte de que no se preparan en cinco minutos sino que implican bastantes cosas y que por lo tanto será necesario prestar atención a todos los detalles.

Dicho lo cual vayamos a los 11 grandes errores que deberías evitar si quieres hacer un webinar de manera efectiva y que te traiga resultados, sin desfallecer ni morir en el intento.

Comenzamos.

 

1) No prever el tiempo que te llevará organizarlo todo

Si no calculas de manera realista el tiempo que te llevará prepararlo todo y te pillas los dedos te estresarás y comenzarás con mal pie, sobre todo si nunca antes has preparado un webinar y si piensas hacerlo todo tú.

Otra cosa es que tengas un equipo o que vayas a delegar algunas tareas, en ese caso puedes ajustar más las fechas.

 

2) No comunicar tu webinar con suficiente tiempo ni hacerlo con suficiente intensidad

Este error tiene mucho que ver con el primer error.

Son muchas cosas las que tendrás que crear para llevar a cabo tu webinar, entre ellas todo lo relacionado con la promoción o difusión de éste.

Ten en cuenta que por muy bueno que sea el contenido que vas a compartir, si no se apuntan personas suficientes a tu webinar ¿de qué te va a servir?.

Recuerda que tus resultados dependerán en gran medida del número de asistentes y para que se apunten lógicamente deben saber que vas a hacer un webinar.

Piensa que estamos expuestos a demasiados inputs cada día, por lo tanto lo más recomendable es que insistas para que se percaten de que tienes previsto hacer un webinar que les interesa.

 

3) Notificar tu webinar a tus conocidos

Ok, debes promocionar tu webinar con tiempo suficiente e insistir para que la gente se entere pero no es necesario que avises a tus amigos y tu familia… ¡a no ser que sean tu público objetivo!

¡O a menos que simplemente lo hagas para practicar!

No se trata de llenar tu webinar de asistentes por llenarlo, se trata de llenarlo de personas que cumplan con el perfil de tu cliente ideal. De lo contrario ¿crees que te ayudará a alcanzar tus objetivos?

 

4) No practicar ni probarlo todo antes

Si quieres evitar posibles problemas, practica y prueba todo antes.

Practica con el software que vayas a utilizar para hacer tu webinar.

Practica tu presentación.

Prueba tu cámara y el sonido.

No dejes las cosas al azar, sobre todo si estás empezando y esto de los webinars no lo tienes muy por la mano.

Recuerda que la práctica hace al maestro y que, aunque en tu primer o primeros webinars no te sentirás tan suelta o suelto, a base de práctica irás cogiendo confianza e irás perfeccionando todo.

 

5) Equivocarte con la fecha y la hora

Partiendo de la base de que cada negocio es distinto y cada público es distinto, es obvio que el mejor día y hora para mí no tiene por qué ser el mejor día y hora para ti o para tu audiencia.

Por lo tanto, antes de poner la fecha a tu webinar y empezar a promocionarlo a bombo y platillo piensa en tu público y en cuál sería el mejor momento para que pudiesen asistir a tu webinar.

Por ejemplo si te diriges a padres o madres con hijos pequeños ¿crees que hacer tu webinar en fin de semana les motivará para que se apunten?

 

6) No preparar el contenido de tu webinar

Por mucho que domines tu tema debes preparar el contenido de tu webinar con antelación.

No se trata de ponerse a hablar como una cotorra y hacer un monólogo para demostrar cuánto sabes sobre tu tema sino de preparar un contenido estratégico que más tarde te ayude a vender, así que dedica el tiempo suficiente a prepararlo.

Lo que me lleva al siguiente error.

 

7) Querer vender antes de hora

Aunque el objetivo final de tu webinar sea vender debes hacerlo en el momento adecuado.

No puedes convertir tu webinar en un discurso de ventas ya que conseguirás exactamente lo opuesto a lo que buscabas. Los asistentes se marcharán e incluso es posible que se sientan engañados. ¿Crees que así querrán volver otro día?

Si tu promesa fue dar un determinado contenido de valor, cúmplelo. Hazlo y ya verás que se quedarán hasta el final… ¡Hasta la venta!

Lo que debes evitar a toda costa es que sientan que están perdiendo su tiempo y que tengan una mala experiencia. A nadie le gusta que le hagan perder su tiempo y además, en función de la experiencia que tengan los asistentes volverán o no a otro de tus webinars.

 

8) No generar interacción entre los asistentes

Ya sabes que para vender hay que generar antes confianza, y el hecho de interactuar, preguntar, responder y generar conversación con tu audiencia durante el webinar hace que esa conexión, empatía y confianza crezcan.

Por lo tanto deja abierto el chat para que comenten, respondan y compartan sus preguntas y procura estar pendiente de él. Si no puedes hacerlo tú puede delegarlo en otra persona, así estarás más relajada a la hora de hacer tu presentación.

Ten en cuenta además que esa interacción puede proporcionarte información muy interesante y valiosa de cara a tu negocio ya que puedes hacer preguntas y recoger el feedback de los asistentes. Algunas herramientas permiten incluso lanzar encuestas durante el webinar.

 

9) No mostrarte ante la cámara

Soy consciente de que hablar delante de la cámara a un grupo de personas puede hacer que te entre una especie de miedo escénico.

No obstante, ese miedo no puede hacer que apagues tu cámara durante todo el webinar. Las personas se registrarán para ver una presentación en vivo y querrán verte, al menos al principio y al final de tu webinar.

Y el hecho de que te vean en directo les hará conectar contigo. Por lo tanto, no sufras tanto, sé tú misma e intenta llevar tu webinar con naturalidad. Ya verás que los asistentes lo valorarán.

 

10) Pensar que una vez acaba tu webinar ya está todo hecho

Para nada. Finalizado tu webinar todavía tienes cositas que hacer.

Ten en cuenta que puede haber personas que no hayan podido asistir al directo o personas indecisas que no hayan tomado una decisión en el mismo momento del webinar.

Es por eso que es importante que hagas seguimiento durante unos días más indicándoles cuáles serán los próximos pasos y haciéndoles una llamada a la acción clara.

 

11) Tropezar dos veces con la misma piedra

Si tuviste algún problema con un webinar o algo no te funcionó con más motivo deberás prestar mayor atención a eso en tu siguiente webinar.

Y es que, ya sabes, como en la vida en general aprendemos de los errores.

Para que puedas evitar futuros problemas y puedas mejorar tus resultados te recomiendo que al finalizar cada webinar que hagas dediques un tiempo a reflexionar acerca de cómo ha ido todo, si ha fallado algo, si hay cosas que se podrían mejorar, qué resultados has obtenido, etc.

Eso hará que seas más precavida para la próxima vez y subas el estándar de calidad de tus webinars y en consecuencia también tus resultados.

 

¡Aquí tienes la CHECKLIST!

Ahora ya sabes qué tipo de errores puedes cometer y qué deberías evitar si quieres lanzarte a hacer webinars y hacerlo de manera efectiva y sin agobios.

Espero que mis consejos te ayuden a lanzarte así como mi WEBINAR Checklist que puedes descargar desde aquí y que seguro que te ayudará si tienes previsto empezar con esta estrategia tan y tan efectiva.

 

The Checklist Webinar - Mónica Moyano

 

Y ahora dime… ¿Alguna vez has hecho algún webinar o tienes previsto hacerlo? ¿Qué otros errores crees que se suelen cometer que deberíamos evitar? 

Un abrazo,

Mónica