¿Tienes la sensación de que la suerte no está de tu parte?. ¿Crees que siempre sucede algo que estropea tus planes?. ¿Piensas que a todo el mundo le pasan cosas extraordinarias menos a ti?

Déjalo ya.

No sigas con la misma canción.

A lo largo de tu vida has ido tomando decisiones continuamente, más o menos acertadas, que te han llevado hasta el momento presente.

Y te guste o no te guste, todos tus actos y tus decisiones tienen sus consecuencias.

Si las cosas no están funcionando en este momento como te gustaría, ten por seguro que tienes que tomar cartas en el asunto si quieres que esto cambie.

No me sirve que me cuentes que vas muy ocupada, que no tienes tiempo, que te han congelado el sueldo, que los niños lloran continuamente o que caen sapos desde el cielo.

No quiero que me pongas más excusas.

Sé valiente y enfréntate a tu situación.

 

Solo TÚ tienes la llave y la solución para cambiar los resultados que estás obteniendo.

Cada excusa que pones es la respuesta a cada uno de los obstáculos que representa para ti el no avanzar.

Los obstáculos no te gustan porque requieren que cambies tu forma de hacer las cosas, y los cambios dan mucho miedo.

¿Te has parado a pensar por qué están esos obstáculos ahí?

¿Te los pone la vida o te los pones tú misma?

No sigas culpando al mundo de tu situación, ni al entorno, ni a las personas, ni al tiempo, ni a la falta de recursos disponibles.

No luches más contra ti y enfréntate realmente a los problemas.

Pregúntate en qué has fallado, qué cosas podrías haber hecho de otra manera, qué actitud te hubiese ayudado en un momento dado, con qué personas hubiese sido mejor que te relacionases…

No voy a juzgarte.

Si en su momento decidiste todo eso por alguna razón sería.

Pero ahora no intentes convencerte de la mala suerte que tienes y comiences a poner excusas para no cambiar las cosas.

Si quieres cumplir tu Sueño y emprender tu propio negocio, solo tienes que hacer esto.

Cree en ti, analiza tus recursos disponibles, márcate objetivos, prepara tu Plan de Acción y empieza AHORA.

 

Sin acción no hay resultado.

Eso sí, si no quieres cambiar esta situación no quiero que pongas más excusas.

Acepta abiertamente que no estás lo suficientemente motivada y que tu deseo no es tan fuerte como para arrancar, y a otra cosa mariposa.

Pero no intentes convencer a nadie con tus excusas y tus pretextos.

Solo los valientes tiran adelante sus negocios con éxito.

El papel de víctima no va contigo.

Echa fuera esa parte de ti que no deja de machacarte y lánzate.

En el fondo sabes que estás totalmente preparada para ello.

Da el primer paso y no dejes de hacerlo.

La responsabilidad absoluta de tu vida la tienes en tus manos y debes tomar consciencia de ello.

 

¿Vas a continuar siendo la víctima de tus circunstancias o vas a asumir tu responsabilidad para cambiar lo que no funciona?

Déjame tu comentario más abajo y si te ha gustado el artículo  compártelo con otras personas.

Un abrazo,

Mónica