Si has tenido tiempo de ver algo de televisión estos días quizás hayas tenido la oportunidad de ver una película muy interesante y reveladora, “La leyenda de Bagger Vance”.

De esta película he podido extraer numerosas lecciones que, bajo mi punto de vista, son esenciales de cara a afrontar el nuevo año, el futuro y la vida en general.

 

Lección 1:

Me ha hecho pensar en lo importante que es buscar tu propia autenticidad y tu esencia, y ser fiel a ella.

 

Lección 2:

Me ha hecho corroborar que todos tenemos un don con el que nacimos y para el que estamos hechos. Y por qué no, un don que podemos explotar a lo largo de nuestra vida y ¡vivir de él!

 

Lección 3:

Me ha hecho reflexionar sobre lo importante que es aprender a superar todas las trampas que se van poniendo en nuestro camino a lo largo de nuestra vida.

 

Lección 4:

Me ha hecho aprender a dejar pasar el pasado (valga la redundancia) para que nos permita vivir el presente aprendiendo de él.

 

Lección 5:

Me ha hecho ver la importancia de tener la motivación y energía suficiente (un por qué) para vivir cada día y disfrutar de la vida a pesar de las adversidades.

Quiero reproducir las palabras que Bagger Vance decía en la película porque me parecen muy significativas:

“Dentro de todos nosotros hay un verdadero y auténtico swing. Algo con lo que nacemos. Algo que es nuestro y sólo nuestro. Algo que no se puede enseñar ni aprender. Debemos mantenerlo vivo. Con el paso del tiempo, el mundo puede robarnos ese swing y queda enterrado en nuestro interior bajo todos nuestros “habría”, “podría”, “debería”. Hay quien llega a olvidar cuál era su swing”.

 

Y puedes ver a continuación el fragmento de la película:

 

 

En resumen…

  • Todos tenemos nuestro propio swing, nuestra manera de ser, de vivir, nuestros valores, nuestros principios, nuestra esencia.
  • Todos tenemos algo que nos hace especiales, algo que nos diferencia del resto, algo que podemos ofrecer al mundo.
  • Y todos tenemos la fortaleza para luchar por nuestros sueños sobreponiéndonos a todas las piedras que otros y nosotros mismos ponemos en el camino.

 

¿Por qué resignarnos entonces a vivir una vida que no nos satisface?

Recuerda que sólo tienes una vida y es que tu obligación vivirla en plenitud.

 

Te animo a que busques eso para lo que naciste, que lo desentierres y que lo conviertas en tu razón de vivir.

No permitas que cada día que pasa te aleje de tu sueño, de tu pasión, de lo que amas.

Reproduciendo a Bagger Vance:

“Vuelva a jugar su juego. El único que sólo usted puede jugar. El que se le concedió cuando usted vino a este mundo.”

 

Es tu momento.

Comprométete ahora mismo y haz que este nuevo año sea el inicio de la vida que tanto anhelas.

Yo me comprometo. ¿Y tú?

 

¡Ahora es tu turno!

Déjame tu comentario en la zona de comentarios y si te ha gustado el artículo compártelo con tus amigos y conocidos en las redes sociales. ¡Quizás pueda ayudarles también a ellos!. ¡Tienes los botones para compartir más abajo!